Apreciados Maestros

Asunto: Somos responsables del cuidado de la Casa Común

Escribo esta carta como una manera de seguir tejiendo caminos de dialogo y de discurso pedagógico. El curso de Formación Ética y ciudadana del Maestro desde la Pedagogía Franciscana tiene una característica muy particular: Establecer relaciones comunicacionales para continuar con el debate de la responsabilidad que tenemos como maestros con el cuidado del mundo cada vez más cosmopolita. Es decir, cuidar la casa común para la construcción de una ciudadanía cosmopolita en un mundo globalizado. (Comins Mingol, 2014, p.1). Por supuesto, N0 puede ser de otra manera, de lo contrario daríamos por finalizado curso.

Los problemas éticos y educativos están a la orden del día y compete analizarlos a la luz de las realidades y los cambios que suscitan los gobiernos y los sistemas; las personas y sus necesidades humanas. En efecto, continuamos en la reflexión a partir de interrogantes originados en el "aula inmensa de la Memoria" (Sopo, 1297), pero también a partir de la identificación de ideas claves para la construcción de un proyecto ético profesional del maestro. En este caso, de la pregunta sobre ¿quién es el maestro franciscano formado como pedagogo en la Universidad Mariana y cuál es su responsabilidad de cuidado de la casa común?
Esta carta entonces, implica el sabernos identificar con una formar de actuación, con una manera particular de ser: maestros a la manera mariana y franciscana, responsables de un proyecto histórico común de persona y profesión. Proyecto que se traduce en comprender el destino de la humanidad, el destino que les espera a las nuevas generaciones, a los niños, niñas y jóvenes que permanecen en una Institución educativa, cuidado y guiado por un maestro, con una persona con biografía, con proyecto de vida y con un sueño real.

Pero también esta carta está destinada a volver a recordar la invitación que se originó en el aula: “labrar y cuidar” el jardín del mundo (Gn 2, 15) frente a la tentación de ejercer un poder que intenta dominar, separar o someter. Nos dijimos en grupo y de forma individual, que deseamos formar parte de una ciudadanía activa que “LABRA” el futuro de la sociedad, participando, cultivando nuevos estilos de vida y poniendo en marcha proyectos transformadores que provoquen cambios sociales y eclesiales concretos y cotidianos. Esos proyectos transformadores que comenzaron con las campañas de ética en sus Instituciones educativas y que en la lectura de sus proyectos encuentro grandes cosas altruistas y de sentido: como esta de construir la ética de la casa común entre todos, o la ética de la tierra.

De una formar proactiva nos invitamos a “CUIDAR” la vida y nuestra casa común, es decir, a custodiar cualquier forma de vida y en cualquiera de sus etapas, a tejer reconciliación entre nosotros y en nuestros pueblos y entornos más próximos; nos hemos pedido velar para que sea el camino del diálogo y la inclusión lo que nos mantenga en el camino de guardar, proteger y construir una Casa común donde todos caben y todos se benefician de tanta riqueza como tiene este hermoso “jardín del mundo”.

Más allá de nuestra fragilidad y de nuestros límites, creemos que ese mismo Espíritu de Jesús y Francisco de Asís puede fecundar los gérmenes de vida y restauración que hay en nosotros y en toda la Familia Mariana haciendo estallar una nueva VIDA para todos. A este Espíritu confiamos que nos vaya recordando todo a lo largo de estos tiempo de formación en la Maestría, que siga iluminando por dentro lo que en este tiempo ha susurrado en nuestros corazones, y que nos haga buenos comunicadores y Hermes de la Noticia que juntas hemos escuchado en las aulas vencedoras de la Universidad Mariana.

Estimados maestros y maestras quiero felicitar y valorar sus trabajos, referidos a las autobiografías éticas y al proceso de participación en el aula. Sé que han esperado las notas y los promedios cualitativos de su labor pero me interesa saber que puedo leer más de 31 proyectos de vida; sus formas de contar la vida y de acontecer la historia narrativa. Algunos aún son temerosos de su historia y temerosos de su labor pero encuentro grades riquezas humanas que develan horizontes de sentido. En el fondo se teje una labor de vocación hacia la maestría y la labor docente.

Me siento complacido de saber que no abandonarán este proyecto ético como a su amigo el árbol del jardín del mundo. El seguirá esperando y vigilante de sus miradas cada vez que llegue a la universidad. Los animo a que prosigan la marcha y su OLA ÉTICA se propague por el confín de sus regiones geográficas, de sus pliegues de escritura, de sus pieles y territorios mágicos.

Vázquez Verdera (2010) nos recuerda que “El momento histórico en el que se ejercita la docencia actualmente, se caracteriza por la interdependencia estructural. El planeta y la humanidad, en su conjunto, se encuentran afectados por un sistema de interdependencias en las relaciones económicas, culturales, políticas y religiosas. Dicho en otras palabras, la interdependencia tiene que asumirse como una realidad que demanda imperativamente respuestas para asegurar la supervivencia de la humanidad. Esta situación de interdependencia a la que se ha llegado, genera la obligación de sobrevivir juntos, de mantener y mejorar las condiciones de vida en el pequeño y castigado planeta que compartimos; de dignificar la vida en todas sus formas, especialmente la humana (Escámez, 2004).
Cuando la interdependencia se reconoce así, su correspondiente respuesta moral es la solidaridad y la ética del cuidado.

Desde la perspectiva de la ética del cuidado, el buen ejercicio profesional docente incluye la creación de relaciones de confianza mutua, que permiten al profesorado conocer a su alumnado y plantear las intervenciones educativas en función de los intereses y las necesidades del mismo. El profesional de la docencia es invitado a diseñar su intervención con base en preguntas del siguiente tipo: ¿Cómo mi asignatura puede servir a las necesidades de cada uno de mis estudiantes?, ¿cómo puedo ayudarles en la promoción de sus inteligencias y sus a afectos?, ¿cómo puedo lograr contacto con la mayor parte del alumnado?, ¿cómo puedo ayudar a que cuiden de sí mismos, de otros seres humanos, de los animales, del entorno natural, del entorno hecho por el ser humano y del maravilloso mundo de las ideas? (Noddings, 1992).

Finalmente, agradezco que se haya realizado la lectura a esta carta, que tiene apoyos de referencia, pero también mi sensibilidad de saber que sus cartas tocaron mi sensibilidad humana y no olvido saber que el maestro si tiene quien le escriba, al contrario del relato de García Márquez, donde el Coronel no dejaba de ir a contemplar todos los viernes la llegada de la lancha que traía el correo y la distribución del mismo, llevándose cada vez una decepción porque no tenía quien le escriba.

Su profesor en cualquier parte del mundo

Visitas: 40

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Estoy de acuerdo con la carta por que nos hace reflexionar sobre nuestra labor como docentes y hacernos valer mucho mas como personas, pero esto se logra queriéndose uno mismo, cuidando nuestra casa para poder estar con felicidad en nuestro lugar de trabajo pero sobre todo con los niños y docentes que nos acompañan en esta importante labor que es educar.tampoco debemos dejar a un lado la parte etica y humana que es fundamental en todo profesional para que haya una buena convivencia en el entorno social,laboral y familiar.

Tener un espíritu humilde tal vez esté relacionado con la actitud del maestro que se pone en el lugar del otro y trata de enseñarle y orientarlo desde su condición particular, desde sus posibilidades, desde sus talentos y alcances intelectuales, pero también, desde su manera propia de sentir el mundo y asumir la vida.

Por consiguiente, la formación del maestro es un aspecto crucial, y dada la complejidad de situaciones problémicas de estudiantes que el maestro debe enfrentar en el ejercicio de su profesión, se requiere que sea, cada día más, un profesional cualificado, capaz de establecer un ambiente de aprendizaje efectivo para una mejor calidad y enseñanza educativa.

Acorde a lo anteriormente aludido, en el texto denominado “El maestro si tiene quien le escriba”, expuesto por el Magister Hector Trejo Chamorro, permite realizar una reflexión sobre la postura que debemos tener los maestros y maestras, a la hora de llevar a cabo nuestra bonita labor de enseñanza-aprendizaje, la cual juega un papel fundamental en la sociedad o en los diversos contextos que nos vayamos a desenvolver.

Por ende, nuestra responsabilidad o compromiso con los estudiantes, con nosotros y con las demás esferas, que hacen parte de nuestra ética de la tierra, es interactuar, guiar, facilitar, tener procesos de empatía y ante todo regular todo acto educativo, que conlleve a un proceso de transformación integral, porque todo suceso educativo no solamente ocurre en el aula o en el colegio, sino también fuera de este ámbito escolar. Es así, que debemos estar en constante formación profesional de manera competente, hacia el servicio de todas las esferas educativas para el bien nuestra casa común, de la cual hacemos parte y nos brinda todo lo necesario.

RSS

NOS AUSPICIAN

INSTITUTO RedDOLAC

RUIVE

Red de Universidades Inclusivas Educa Virtual

ANUNCIE SUS CONGRESOS Y SERVICIOS EDUCATIVOS  EN REDDOLAC

 

Contáctenos al correo: reddolac@gmail.com

NOS AUSPICIAN

ANUNCIOS

Consulte el proceso para tramitar su constancia de ser miembro de RedDOLAC al correo: reddolac@gmail.com

Se aclara que no es obligatorio tramitar constancia para ser miembro de RedDOLAC.

Contáctenos

Apoyemos a que RedDOLAC 
 siga en línea


Apoyemos para que RedDOLAC siga en línea
(más información aquí)

Foro

El maestro si tiene quien le escriba

Iniciada por HECTOR TREJO CHAMORRO en Temas Libres. Última respuesta de CARLOS ALBERTO ORTEGA ZAMUDIO el jueves. 3 Respuestas

E-learning (Educación virtual)

Iniciada por Gustavo Adolfo Puita Choque en E-learning y B-Learning 23 Ago. 0 Respuestas

RedDOLAC

Organizaciones

Canal de audio RedDOLAC

Su constancia de RedDOLAC

Gracias por su visita

Locations of visitors to this page



Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

IBSN

© 2018   Creado por Henry Chero V..   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio